Hemos hablado de la importancia de definir el plan estratégico de la empresa y de cómo pueden participar todos los integrantes de la empresa. Normalmente lo hace el equipo directivo, y en ese momento es cuando hay que definir los valores de la empresa.

¿Qué son los valores? Son la argamasa con la que se cimenta toda la estructura de la empresa. Es lo que cohesiona a todos los integrantes, desde el gerente hasta el último empleado. Si todos funcionan con los mismos valores, la empresa funciona y todos saben por qué y para qué están trabajando. Por un sueldo, evidentemente, pero todos sabemos que hay algo más por lo que nos levantamos cada día y vamos a nuestro puesto de trabajo.

Ha de haber algo más que nos llene, y nos haga crecer como personas. Pues las empresas igual, ha de haber algo más que las haga sentir que su único interés no es el del resultado económico, sino que están en el mundo para algo más.

Este algo más es personal, intransferible y especial de cada uno. ¿Y cómo sabemos cuáles son, primero nuestros propios valores y luego los de la empresa?.

Para ello te podemos ayudar: el Coaching personal y grupal es una excelente herramienta que sirve para indagar en este “lado” de nosotros y nos da respuesta que seguramente por nosotros mismos no podríamos obtener.