Cada año hay que ajustar el calendario laboral a las circunstancias que se nos presentan. El año 2020 es un año con sus especialidades que tenemos que tener en cuenta. Cada empresa tiene sus necesidades y hay muchos tipos de contratos, pero vamos a analizar la incidencia en un contrato “tipo” de trabajo de lunes a viernes, con descanso el sábado y domingo.

Para empezar, 2020 es un año bisiesto y el 29 de febrero cae en sábado. Además tenemos dos festivos más, el 25 de julio y el 15 de agosto, que son sábado.

En el 2020 dos sábados coinciden con  días festivos (el 25 de julio y el 15 de agosto). Lo que nos lleva a perder 2 días que no deberíamos de trabajar. Y en febrero tenemos 29 días en vez de 28. Lo que aumenta nuestros días laborables una vez más.

¿Que tienen que hacer los empresarios y los trabajadores para tratar esta situación?

El modo más sencillo es añadir 3 días de vacaciones.

Otro modo sería disminuir la jornada algunos días del año para que la suma fuera igual a 3 días de trabajo.

En cualquier caso recomendamos comprobar esas variaciones en el calendario anual de cada trabajador. Haciendo una previsión podemos ver fácilmente si las horas que se van a trabajar llegan al total establecido o lo superan.

Les recordamos la obligación de llevar registro de la jornada diario y fijar un calendario anual con las vacaciones, los festivos  y los días de descanso.

Hay que tener en cuenta que si las vacaciones coinciden con los días festivos ocurre lo mismo que con los festivos que caen en sábados: se “solapan”  y tiene su repercusión en el calendario laboral anual.